jueves, 4 de febrero de 2010

Encuentros en el armario

Dejo en libre crepitar
el fuego que nace en mis dedos,
que abrasa y hiere tu piel,
que viaja de la planta a la sien,
que con tus llamas busca enredos.

Fuego con fuego y la amistad se va apagando,
morirá en un río de amor
contenido y de color blanco,
sus fuentes son la lujuria y el dejarse hacer sin pensarlo.

La actual desinhibición se irá desvaneciendo.
Y pasará el tiempo...
Y lo que ahora me atrevo a comer,
después de dejarte hacer,
no me atreveré ni a olerlo.

Las horas se suceden,
las cosas se olvidan.
Volveremos a vernos
después de unos días.
Tragaremos saliva,
aquí no pasó nada.
"Tomaremos un café,
dos palmeras y un té".

Hablaremos de mujeres,
cambiaremos los papeles,
dos palmadas de amiguetes
y dos bultos vergonzosos
se saludarán gozosos
recordando viejos tiempos
en que fuimos sinceros.

8 comentarios:

  1. Es tuyo el poema, Sergi?
    qué bonito!

    ResponderEliminar
  2. Claro! :) No tendría gracia si no fuese así.
    Me alegra que te guste!
    A ver los próximos...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16/2/10 1:58

    Me encanta eres un artistaaa sevillano

    ResponderEliminar
  4. Jordi V.18/2/10 9:38

    Felicidades!! Me gusta! Gracias por compartirlos!

    ResponderEliminar
  5. muchas gracias! No te conozco verdad? Gracias por haber llegado hasta este poema! que es de los primeros!

    ResponderEliminar
  6. Tio... increiblee

    ResponderEliminar
  7. pero dime quien eres para saber a quien debo agradecer esas palabras!

    ResponderEliminar