jueves, 25 de marzo de 2010

Bonus Track: Romance al chicle

Cinco céntimos, no más,
por este placer rosado
que ameniza aquellas horas
en las que tanto me rallo.


Una de esas, por ejemplo,
es la clase de castellano,
dónde la gomorresina es
mi más fiel aliado.


¡Cuán cruel eres,profesor!
No me dejas disfrutarlo...
Más aunque tú no lo quieras,
yo, ¡seguiré mascando!


Me mandarás mil romances
que yo escribiré con agrado,
pues más valen mil poesías
que vivir como un esclavo
obedeciendo fielmente
las órdenes del tirano.


                                                                             
Siempre fui un niño/chico rebelde en clase,
nunca me ha gustado la autoridad.
Pero además de revelarme contra todo lo que creía injusto,
no callarme ni debajo del agua,
ni respetar a profesores incompetentes que se hacía valer porque sí y punto,
sabía devolverles el golpe elegantemente.


Este romance fue un castigo del mejor profesor que tuve jamás
Agustín Andrés
por comer chicle en clase.
Ojalá un día lea este blog.
"Poéticos días" a todos, así se despedía él. Y así me despido yo hoy.

5 comentarios:

  1. Yo también me acuerdo de Agustín Andrés... era muy grande... igual q tu pepiño! ya sabes quien soy aunque ponga anónimo. tkm y me encanta, mucho, leerte. El chicle te ameniza a ti y tu me amenizas a mi!

    ResponderEliminar
  2. No hay nada mejor que sacar poesía de las pequeñas cosas, como por ejemplo, un chicle.

    Siempre he creído que lo grande se encuentra en las cosas más simples

    ResponderEliminar
  3. Me encanta todo lo que escribes Sergi!
    Tenemos pendiente unos mojitos por tu cumple! Te sigo. XOXO!

    ResponderEliminar
  4. muy divertido el romance!, buena forma de poetizar la desobediencia escolar xD

    chaoo :)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo8/4/10 0:43

    joe cada dia me gustas mas eso de hacer un poema a un chicle jajaja eso son los artistas de verdad

    sevillano tqm

    ResponderEliminar